Main menu
Presupuesto Participativo, hacia una Democracia mas directa y que permita controlar más y mejor.

Presupuesto Participativo, hacia una Democracia mas directa y que permita controlar más y mejor.

Si bien contamos en nuestra página con una sección específica para la difusión de este tema, en este espacio venimos a plantear más en concreto de que se trataría el proceso de implementación del Presupuesto Participativo en Saenz Peña.

El Presupuesto Participativo, como lo señalamos en la parte pertinente, no es un invento nuevo, de hecho son muchas ya las ciudades de nuestro país que cuentan ya con este mecanismo y es creciente el numero de ciudades que lo van adoptando.

Sin embargo, el modelo actual que se usa en la República Argentina no nos resulta suficiente a la hora de hacer nuestra propuesta para Saenz Peña, en este sentido, no creemos que se deba acotar la participación popular a una fracción ínfima del presupuesto de inversión, sino muy por el contrario, que el 100% (cien por ciento) del mismo sea de carácter participativo y no solo eso, a la hora de la ejecución del presupuesto de gastos planteamos que para esto se implemente un sistema de control ciudadano para que los Saenzpeñenses podamos saber, cabalmente, como, cuanto, en que y en quien se gasta.

Desde una primera mirada podría resultar complicado imaginar como podemos llevar adelante una tarea como esta, pero sin embargo pueden encontrarse fórmulas muy sencillas.

En primera instancia, se debería sectorizar la ciudad atendiendo a su densidad poblacional, niveles de desarrollo, niveles de NBI, de acceso a los recursos básicos (pavimento, luz, agua potable, cloacas, recolección, etc) y hecho esto se debería establecer una índice de distribución presupuestaria que este orientado a buscar el equilibrio entre los que mas poseen y los que mas necesitan, es decir, a aquellas zonas mas postergadas deberían asignársele mayor porcentaje de recursos que a aquellas zonas que menos tienen.

Estos índices no deberían “impetrarse” sino que deberían establecerse sistemas de medición y seguimiento para que, cuando menos cada dos años, estos índices puedan ser modificados de acuerdo a los grados de avance que cada zona vaya experimentado, tendiendo de este modo a una mayor equidad social.

Asimismo, no solo se trata de la definición de cuales obras si y cuales obras no para un barrio determinado, sino fundamentalmente de como se llevan adelante esas obras. Por ejemplo, todos hemos visto en los últimos años como, con la utilización de recursos nacionales, se pavimentaron numerosas calles en nuestra ciudad, sin embargo, a la vera de esas calles había muchísimas personas que estaban desocupadas, a través de una ejecución de obras participativas se podría poner como requisito a la empresa que haga la obra que tome como personal para la misma a los propios vecinos de esas calles, de ese modo, llegaría el pavimento y además el trabajo.

Pero no solo se trata de decidir sobre las obras a realizarse, también se trata de la definición del destino de los fondos, una inversión no solo puede ser una obra concreta, sino que los propios vecinos podrían decidir asignar los dineros correspondientes a una obra que no vean como prioritaria al financiamiento de alguna iniciativa productiva a enclavarse en el barrio, por ejemplo la instalación de un taller, de una carpintería, de una tornería, etc, siempre que la misma tenga por fin la producción de bienes o servicios, es decir la generación de valor agregado en el propio barrio y no la mera comercialización de productos terminados (que son trabajo externo).

Respecto del control de la ejecución de las obras, una modalidad participativa de certificación de obras acabaría de una buena vez con las obras de mala calidad o, peor aún, las que se cobran pero no se hacen, que mejor que los vecinos de una obra para certificar que la misma se hizo, que se hizo conforme los parámetros que fue contratada y con la modalidad correspondiente.

En cuanto al control de la ejecución de gastos municipales participativa esto es un tema fundamental para que los vecinos y contribuyentes sepan a donde van a dar sus dineros, en que se los gasta, como, en quien y cuanto se gasta. Hasta el día de hoy la Municipalidad de Presidencia Roque Saenz Peña persiste en la poco transparente actitud de no publicar la ordenanza de presupuesto, esto, además de una clarísima violación a la Ley, es un acto de autoritarismo inaceptable que deja a los vecinos inmersos en el desconocimiento del destino de sus dineros públicos, hacemos desde estas líneas un nuevo llamamiento a las autoridades para que abandonen esta actitud opaca y brinden la información que DEBE SER PUBLICA.

 

back to top