Main menu
Que es el Presupuesto Participativo (PP)

Que es el Presupuesto Participativo (PP)

El presupuesto participativo es una política pública aplicada desde 1989 en Porto Alegre (Brasil), pro- mocionada por Olivio Dutra, en ese entonces alcalde de esa ciudad por el Partido de los Trabajadores. 

Esta política puede definirse como un proceso de intervención directa, permanente, voluntaria y universal, en el cual la ciudadanía, junto al gobierno, delibera y decide qué obras y servicios se deberán ejecutar con una parte de los recursos públicos locales. El PP representa entonces una apuesta sustancial por ampliar y mejorar el Estado de derecho y el sistema democrático, por intensificar la democratización del Estado, por quebrar el verticalismo y centralismo burocrático y por legitimar las acciones públicas a partir de la decisión compartida entre Estado y sociedad. 

El PP traspasa los límites del procedimentalismo democrático, aportando elementos que pueden contribuir al logro de una democracia de mayor intensidad. No se trata simplemente de incentivar la participación popular en forma espontánea, de hacer obras o sólo aceitar mecanismos de la democracia formal (Tarso Genro y Urbiratan de Souza, 1998); por el contrario, esta política pública implica la integración de los ciudadanos al espacio público, revitalizando el proceso democrático más allá de las elecciones. 

Otra mirada que marca la importancia del presupuesto participativo es el enfoque del desarrollo humano. El Informe del PNUD (2004) lo de ne como “... el aumento de las opciones para que las personas puedan mejorar su vida...”. Esta definición no sólo muestra que la democracia es el desarrollo humano en la esfera de lo público, sino que también destaca la importancia del presupuesto participativo como una herramienta que fomenta la toma de decisiones colectivas en torno al destino de los recursos en el territorio. 

Cabe destacar que, desde su origen, se identifican tres etapas diferenciadas en la evolución mundial del presupuesto participativo (Cabannes, 2005): 

.1)  Experimentaciones en Brasil (sobre todo en Porto Alegre), de 1989 hasta 1997. 


.2)  Masificación en los diferentes estados de Brasil, desde 1997 hasta 2000. 


.3)  Expansión por fuera de Brasil y gran diversificación, a partir de 2000. Es en esta última etapa en 


que se ubican las primeras experiencias de PP en Argentina. 

Antes de identificar el contexto y la evolución de tales experiencias en territorio argentino, vale recordar que entre las principales potencialidades del PP como herramienta para la construcción de sociedades más justas y democráticas se encuentran: 

i) El cambio en las condiciones de vida de la población y de la infraestructura de la ciudad a partir de criterios de equilibrio territorial y justicia distributiva. 

II)  La relegitimación de las prácticas políticas, recuperando el prestigio social de la política. 


III)  La visibilización de las demandas de grupos vulnerables y la idea de priorizar y discriminar positivamente a estos sectores históricamente postergados. 

IV) La ruptura progresiva de las relaciones clientelares, favoreciendo procesos de empoderamiento popular y fortalecimiento de capacidades ciudadanas.
V) La puesta en valor de la gestión local, como gestión de proximidad y su perfeccionamiento y optimización a través del paso de un modelo tradicional y vertical a uno participativo y horizontal, dirigido a las demandas sociales. 

VI) El control de los ciudadanos al Estado, favoreciendo la transparencia y e ciencia pública.
VII) El fortalecimiento de lo público, entendido como lo de todos/as, y la democratización de las relaciones Estado-sociedad mediante la creación de una esfera pública no estatal o al menos no sólo estatal. 

VIII) La profundización de la democracia, a partir de la conjunción de elementos representativos y participativos, o sea mecanismos de democracia directa e indirecta. 

Es de destacar la idea central en torno al PP de construcción de autonomía ciudadana y reconfiguración del Estado, direccionando su accionar a partir de las demandas e intereses populares. En tal sentido, el PP es una herramienta que puede permitir al Estado llegar donde más se lo necesita. Por tanto, debería comprenderse como una política para la construcción de una mayor justicia social y menores desigualdades, cuestión especialmente acuciante en una región como Latinoamérica. 

 

back to top